Colina de la Croix-Rousse

La Croix-Rousse prolonga al norte la Presqu’Ile entre el Saona y el Ródano y contempla dos barrios diferentes: las pendientes y la meseta de la colina. Según la literatura, su nombre proviene de la cruz erigida en 1560, hecha en piedra amarilla-violeta de Couzon calificada de “pierre rousse”(piedra pelirroja).

Hoy en día es un conjunto de dos barrios muy animados : espíritu de pueblo en la meseta y animación y ambiente festivo en las pendientes.

 

Un poco de historia

A pesar de los vestigios romanos, hasta el siglo XV  se tienen pocos datos históricos. Es realmente en el Renacimiento cuando se crea el territorio de la Croix-Rousse. A partir de 1512, Luis XII inicia la construcción de la muralla,  en el extremo sur de la meseta. El triángulo formado por las defensas son todavía visibles hoy en la disposición de las plazas y de las calles.

Durante los siglos XVII y XVIII las actividades agrícolas (horticultura y ganadería) ocupan la mayor parte del espacio, pero el comercio poco a poco empieza a coger gran importancia en el lugar de la Grande Rue y de Serin. La mayor parte de las primeras construcciones fueron construidas durante la segunda mitad del siglo XVIII, en 1775 se cuentan hasta 5.995 habitantes La Croix-Rousse tuvo momentos turbulentos después de las Revolución, de 1793 à 1852. Más tarde se integró política y económicamente en Lyon, lo que dará lugar a importante transformaciones inmobiliarias y a complejos movimientos sociales.

Durante la Restauración, a partir de 1818, es cuando la industria de la sedería y las grandes manufacturas Jacquard transforman la economía. Asistimos a una migración de los” canuts” (tejedores), intalados principalmente en Saint-Georges y también en la Presqu’Ile, hacia la Croix-Rousse, que se convertirá en la “colina que trabaja” en oposición a Fourvière, “la colina que reza”. En la Croix-Rousse hay terrenos disponibles,  se abren nuevas calles y se construyen locales adaptados a la nueva industria. El número de habitantes alcanzará los 28.610 en 1852.

No se puede hablar de la historia de la Croix-Rousse sin citar la revuelta de los “canuts”. En una coyuntura poco favorable de la industria en 1831, los obreros exigen mantener sus rentas que disminuyen constantemente La revuelta de los tejedores de la colina, a los que se unieron los de Brotteaux y de Guillotière, se produjo del 21 al 24 de noviembre pero fue severamente reprimida. Otra insurrección se produjo en abril de 1834, y otra en 1848 llamada “des Voraces”.

De 1852 a 1871, la Croix-Rousse se integra en Lyon y se beneficia de los servicios de la ciudad : equipamientos, hospitales, funicular en 1863, el ferrocarril en el Norte, distribución de agua y electricidad, escuelas.

.

Paseo por la Croix-Rousse

  • El barrio de Serin y las vistas sobre el Saona : Calle Bleton, vista sobre Vaise y los Monts d’Or, la pequeña explanada de Serin, el camino llamado Calle Ypres, explanada del Bois de la Caille y el camino de Vallon, Villa Gillet, el parque de la Ceriseraie, la Calle de las Villas, Calle Chazière.
    .
  • Del lado del Ródano y la subida de la Boucle: Calle Louis Thévenet, la antigua calle de las Gloriettes, Calle Joséphin Soulary, el paseo de Herbouville y el barrio de Saint-Eucher.
    .
  • La meseta Oeste: Calle Jean Chazière, antigua Calle de los Misioneros, Calle Philippe de la Salle, el camino antiguo hacia el norte, Calle Henri Gorjus, Calle Denfert Rochereau y Calle Hénon.
    .
  • El barrio de la Grande-Rue y el bulevar de la Croix-Rousse.

.

Imprescindible

  • La gran piedra, « le gros caillou » y el bulevar de la Croix-Rousse.
  • La Casa de los Canuts, Calle de Ivry nº10.
  • La Gran-Calle.
  • La Villa Gillet y el Parque de la Ceriseraie, Calle Chazière nº25